domingo, 3 de diciembre de 2017

DESDE EL PÚLPITO: EVITAR EL PECADO, TRISTEZA DEL ALMA



     La raíz de las tristezas, desesperación y angustia es el pecado mortal; ahí radica el origen de todos los males del hombre, de la pérdida de la gracia de Dios, el origen de las divisiones, envidias, muertes, riñas, robos, falsos testimonios. 

     ¿Qué es la soberbia, el orgullo, la arrogancia, la presunción? Sencillamente el origen de la tristeza, la muerte de la sociedad, el origen de las desesperaciones y angustias de la sociedad moderna. 

     ¿Quién sufre más? El pecador, el hombre que comete el mal, corrompe su alma, destruye su entorno, acaba con la felicidad; así tenga todo lo que el mundo pueda dar, el alma en pecado se entristece y pierde el sentido de la vida. 

     ¿Qué hacer? 

   1º Examen de conciencia diario.- Reconocer que tiene un grave problema de pecados en su vida, hacer un examen de conciencia, contabilizar exactamente en número y especie teológica los pecados cometidos; es importante al menos un aproximado, pues eso es, de lo que nos vamos arrepentir y confesar. 

   2º Confesión.- Si puede usted ir a la Iglesia y encontrar a un sacerdote para confesar su pecados, proponer la enmienda, empezar una vida nueva. Independientemente de la santidad o no santidad del sacerdote, usted se va a confesar con Dios y el confesor es sólo un instrumento o medio por donde le llega a usted el perdón.

   3º Lucha constante.- Una vez que se ha confesado, los pecados le son perdonados, pero su cuerpo sigue inclinado al pecado y su naturaleza le pide [exige] el pecado, como al alcohólico, el cuerpo le pide el alcohol; por lo cual debe tener mucha paciencia y prepararse a caminar, luchar, levantarse las veces que sea necesarias. 

 a).- Ahora su penitencia será sobrellevar, luchar y vencer con la gracia de Dios las inclinaciones con que usted sedujo a su cuerpo.
 b).- Cuidarse mucho del desánimo, depresión, desesperación provocada por las recaídas, es parte del proceso de recuperación. 

Reforma de vida.- Debe abandonar todas las amistades de pecado, evitar los lugares donde acostumbraba pecar, evitar las conversaciones que lo inducen al mal, desterrar los programas de televisión, internet, que frecuenta en vía al pecado. 

  a).- Cuidar la música, las lecturas, las películas, diversiones; cambiar por películas que motiven al cambio de vida (p. ej. leer Vidas de Santos), igual internet, música; en síntesis: tiene que haber un cambio total de vida y costumbres.
  b).- Evitar las bebidas alcohólicas, pues ellas conducen al pecado de lujuria.
  c).- Muy aconsejable fortalecer el cuerpo con ejercicio físico todos los días.




     5º Santo Rosario.- Lo más importante, fundamental, clave de la perseverancia y cambio de vida es el rezo diario del Santo Rosario, cuidando esmeradamente que sea despacio, sin prisas, piadoso (con intención de que Dios le escuche), una parte al menos de rodillas y con una cera encendida. 

     Si usted reza el Santo Rosario todos los días, usted va entrar en el Cielo, se va a salvar, sin importar el número de pecados, caídas y recaídas

  a).- “El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.” La Santísima Virgen reveló al Beato Alano.
  b).- “Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los auxilios de la Iglesia.” La Santísima Virgen reveló al Beato Alano.
  c).- "Pues bien, repetimos, afirmamos y proclamamos que tenemos cifradas nuestras mejores esperanzas en merecer por el rezo del Santo Rosario los auxilios que necesitamos" Papa León XIII, Encíclica: "Iucunda Semper", 8 de Septiembre  de 1894.








AVISO IMPORTANTE:

NO HAS LLEGADO A ESTE BLOG POR CASUALIDAD,
ten por seguro que ha sido tu Ángel Custodio
y seguro que empujado por Nuestra Señora
a quien cada día pedimos por todos 
los que os acercáis por este espacio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.