miércoles, 28 de febrero de 2018

SAN JOSÉ, EL PODEROSO PROTECTOR CONTRA EL DEMONIO

  
        Acaba el mes de Febrero y comienza el de San José, al que dedicamos los Miércoles los que seguimos La Semana del Buen Cristiano; hemos querido rescatar un sencillo artículo que resalta algunas de las poderosas gracias con que fue bendecido el Glorioso Patriarca y que esperamos anime a convencerse a muchos de la necesidad de ser sus devotos-imitadores; una buena manera de empezar es dando a conocer este artículo.




           Desde hace años he estudiado en forma autodidacta sobre casos de posesos, en varias ocasiones me he encontrado con textos sorprendentes sobre confesiones dichas por los demonios, y aunque uno discrimina lo que puede ser o no verdad, me llama profundamente la atención que repetidas veces distintos demonios, después de sufrir con los exorcismos y con la presencia del sacerdote, siempre terminan confesando el gran poder de la Santísima Virgen María y del Glorioso San José. Un caso que cuenta con estas características es el de Antoine Gay, en donde esta persona posesa, después de haber revelado muchas otras cosas interesantes, dice lo siguiente acerca de San José:

          “San José ha sido concebido sin pecado, y ha subido al Cielo en cuerpo y alma; San José tiene la segunda plaza (entre las criaturas). Él está al lado de María Nuestra Señora y por encima de los Serafines". Después el demonio pronunció esta salutación en honor de San José:

            "Yo os saludo José, lleno de gracias, Jesús y María están con Vos; Sois bendito entre todos los hombres y Jesús, el fruto único de las entrañas de la Santísima Virgen María, es bendito
."

           Resulta impresionante que un demonio, en este caso de la jerarquía de los querubines llamado Isacarón, diga tales cosas que son tan propias de la devoción nuestra; si bien sabemos que una vez que este ángel fue expulsado del cielo (en compañía de los demás ángeles rebeldes) fue perdiendo gradualmente su belleza angélica, éste demuestra no haber perdido la reverencia y respeto hacia San José, a la Virgen y los Ángeles Custodios, porque incluso es capaz de elaborar una salutación y decirla. Es claro que este ángel rebelde (Isacarón) ha perdido la gracia que lo hacía hermoso ante Dios, y ahora sólo es un ángel deforme, sometido al Padre de las tinieblas, sin embargo, guarda reverencia ante los Bienaventurados, porque reconoce que interceden por nosotros por la gracia especial que Dios les ha dado.

          El poseso continua diciendo: “Manteneos fuertemente unidos a María, esta poderosa Reina del Cielo que es el terror de los demonios, y no pereceréis. Invocad a menudo a San José, él está por encima de los Querubines y los Serafines, tiene un 
gran poder

          "Los Ángeles fieles desean más vuestra salvación que nosotros los demonios vuestra perdición. El que quiere recibir mucha gracia debe ser humilde y rezar a San José, los Santos Ángeles... No se puede hacer una idea de las ventajas que le reportará: progresará en la virtud".

         “Es necesario tomar por protector a San José, y tener una gran devoción a los Santos Ángeles
”.

          Como vemos el poder de Dios hace hablar al demonio como un apóstol de la Verdad, mostrándonos como aun las criaturas que le desobedecieron no pueden resistirse ante Su Divina Presencia.

          Como nos indica La Semana del Buen Cristiano hoy recordamos al Glorioso Patriarca San José, por ello quise compartir con ustedes este breve y humilde comentario que he elaborado acerca de este caso, para salud de nuestras almas y recordatorio del gran intercesor que Dios nos ha dejado en San José, que él nos ayude a dar combate al enemigo.



Hna. Úrsula, de la V. O. T. de N. P. San Francisco
Santiago de Chile



Si desea recibir un resumen y enlace a los artículos de nuestro blog, 
sólo envíenos un mensaje con su nombre y el país desde donde escribe.

Los mensajes vía whatsapp se enviarán a cada particular; 
NO tenemos grupo ni pretendemos crearlo.

Es un Apostolado con el único objetivo de difundir la genuina Fe Católica.

martes, 27 de febrero de 2018

SAN GABRIEL DE LA DOLOROSA, Modelo de la Juventud Católica


Breve semblanza de un Santo que es modelo de los jóvenes católicos:


          El 1 de Marzo de 1838 nació en el pueblecito de Asís (Italia) un niño llamado Francisco que, como el famoso Fundador de los franciscanos, llegó a ser santo. Era el undécimo de trece hermanos y quedó huérfano de madre a los cuatro años.

          Francisco (que tomó mas tarde como nombre religioso Gabriel de la Dolorosa) tenía un "temperamento suave, jovial, insinuante, decidido y generoso, poseía también un corazón sensible y lleno de afectividad... Era de palabra fácil apropiada, inteligente, amena y llena de una gracia que sorprendía...".




          De estatura más bien alta para aquella época (medía 1,70 metros), tenía "buena voz, era ágil y bien formado".

          Con su familia se trasladó a Spoleto donde, como el otro Francisco, era un líder de los jóvenes. Allí fue a la escuela de los hermanos de las Escuelas Cristianas, y al liceo clásico con los jesuitas. Le agradaba mucho el canto, y consiguió premios en poesía latina y en las veladas teatrales. Era un joven dinámico, con una gran pasión por su fe cristiana. En su habitación había colocado una escultura de la Piedad para su veneración íntima .

          Cuando iba al teatro Meliso con su padre, muchas veces salía a escondidas para ir a rezar bajo el pórtico de la catedral, que estaba muy cerca; después regresaba antes de que concluyera la función para salir con los demás espectadores. Algunas veces usaba cilicio y se sabe que en una ocasión rechazó las proposiciones deshonestas de un libertino, amenazándole con una navaja.

          El 22 de Agosto de 1856 estaba asistiendo a la procesión de la "Santa Icone", una imagen mariana venerada en Spoleto, cuando la Virgen María le habló al corazón para invitarle con apremio: "Tú no estás llamado a seguir en el mundo. ¿Qué haces, pues, en él? Entra en la vida religiosa" (Fuentes, p. 208). El 10 de Septiembre de 1856 entró en el Noviciado Pasionista de Morrovalle (Macerata) y tomó el nombre religioso de Gabriel. Tenía sólo 18 años. Su entrega fue con todo su corazón y en la vida religiosa encontró su felicidad: "La alegría y el gozo que disfruto dentro de estas paredes son indecibles" (Escritos, p. 185). Sus mayores amores eran Jesús Crucificado, la Eucaristía y la Virgen María.

          En el convento de Isola, cuando los primeros rayos del sol entraban por la ventana de su celda en la mañana del 27 de Febrero de 1862, Gabriel, sumido en éxtasis de amor y rodeado por los religiosos que lloraban junto a su lecho, abandonó la tierra y fue al Cielo, invitado por la Virgen María.



La Noble Familia Possenti, la sangre de San Gabriel de la Dolorosa


          Treinta años más tarde, El 17 de Octubre de 1892, se iniciaron lo trámites para inscribirlo entre los santos ya que la devoción de los fieles y los milagros que realizaba eran muchos.

          Fue canonizado por el Papa Benedicto XV en 1920. Declarado Copatrón de la Juventud Católica Italiana, 1926. Es el Patrón principal de Abruzo en 1959.

         Santa Gemma Galgani, al leer la vida de San Gabriel de la Dolorosa quedó profundamente vinculada espiritualmente con él y este se le apareció en muchas ocasiones para guiarla y consolarla.





XXX ANIVERSARIO DE MONSEÑOR GUÉRARD DES LAURIERS


          Nacido en 1898, cerca de París, Michel Guérard des Lauriers frecuenta los establecimientos de enseñanza laica. Ingresa en la Escuela Normal Superior (fundada al mismo tiempo que la de Pisa) en 1921, y obtiene el título de matemáticas en 1924. Estudia dos años en Roma con el profesor T. Levi-Civita, y prepara la tesis que sostendrá en la Sorbonne bajo la presidencia del profesor Elie Cartan.




         Ingresa en la Orden de Frailes Predicadores en 1926, hace la profesión en 1930, y es ordenado Sacerdote en 1931. Profesor en la Universidad dominica de Saulchoir desde 1933, enseña igualmente en la Pontificia Universidad de Letrán a partir de 1961. Este pasaje romano fue para él la ocasión de elaborar la parte doctrinal, y de colaborar en la redacción original (debida a Cristina Guerrini) de la carta titulada: “Breve examen crítico del Novus Ordo Missæ” (1); carta dirigida a Pablo VI el 5 de junio de 1969, fiesta de Corpus Christi, por los Cardenales Bacci y Ottaviani. Esta iniciativa le costó el ser despedido de Letrán, en junio de 1970, junto con el rector, Mons. Piolanti, y una quincena de profesores, todos juzgados indeseables. Desde entonces vive “extra conventum, cum permissu superiorum”.

          Es autor de varias obras de teología y de numerosos artículos sobre filosofía de las ciencias, crítica del conocimiento, teología espiritual. Es miembro de la Pontificia Academia Santo Tomás de Aquino.

          Publicó en 1978, y luego en “Cahiers de Cassiciacum” , una tesis hasta el presente no refutada; esta tesis consiste en afirmar la vacancia formal de la Sede Apostólica, con certeza desde el 7 de Diciembre de 1965.

          Recibió la Consagración Episcopal el 7 de Mayo de 1981, de Mons. Pierre Martin Ngo-Dinh-Thuc, Arzobispo emérito de Hué. Consagración válida, en cuanto al rito tradicional, íntegramente observado; consagración lícita y legal, en cuanto al poder de Legado conferido por Pío XI a Mons. P. M. Ngo-Dinh-Thuc, el 15 de Marzo de 1938.

          Monseñor Guérard des Lauries había sido uno de los teólogos que sostuvieron al Papa Pío XII en su intención de completar los dogmas marianos con la definición de la Mediación y Corredención de María. No piensa en la carrera, en la reputación, en los honores, como por el contrario hicieran tantos otros, sino que abrazó la cruz testimoniando públicamente la fe en el Santo Sacrificio de la Misa.
  

          Murió el 27 de Febrero de 1988 en Cosne-sur-Loire, Borgoña.




La Iglesia Católica es infalible

          Por la asistencia de Cristo, la Iglesia es infalible en la preservación y exposición del depósito revelado. Esta cualidad de la Iglesia está expresada en las palabras de Cristo: “Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella", y en las palabras de San Pablo, quien llama a la Iglesia “columna y fundamento de la verdad." Sin embargo, ninguna de estas cosas sería verdadera si la Iglesia pudiese errar en su enseñanza oficial. Luego, la Iglesia es infalible. Aún más, si la Iglesia enseñase error en materia de Fe y moral más que una sociedad que lleva almas al Cielo, sería una sociedad que las envía al infierno.


LA MEJOR HERENCIA DE MONSEÑOR GUÉRARD DES LAURIERS:
LA SUCESIÓN APOSTÓLICA EN OBISPOS CATÓLICOS



La Iglesia Católica es indefectible

     Esta cualidad de la Iglesia significa que ella durará hasta el fin de los tiempos sin variación esencial alguna de sus elementos constitutivos; a saber, unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad. Esta doctrina tiene por base el mismo razonamiento y los mismos textos que la doctrina de la infalibilidad de la Iglesia. A esto añadimos: “Y estad ciertos que yo estaré siempre con vosotros, hasta la consumación de los siglos, y la promesa de Nuestro Señor a los Apóstoles según la cual el Espíritu Santo permanecería con ellos para siempre.

     El Concilio Vaticano de 1870, declaró: “Ahora bien, lo que Cristo Nuestro Señor, Príncipe de los Pastores y gran Pastor de las ovejas, instituyó en el Bienaventurado Apóstol Pedro para perpetua salud y bien perenne de la Iglesia, menester es que dure perpetuamente por obra del mismo Señor en la Iglesia que, fundada sobre la piedra, tiene que permanecer firme hasta la consumación de los siglos."

     
Es imposible que el Romano Pontífice enseñe oficialmente doctrinas contrarias a la Fe y moral católicas, apruebe o siquiera permita una falsa liturgia o disciplinas perversas para toda la Iglesia.

     Esta doctrina es simplemente una conclusión de las dos doctrinas precedentes, puesto que
el Romano Pontífice, Vicario de Cristo, es quien goza de la asistencia de Cristo, por la cual la Iglesia no puede errar o defeccionar. El Papa Gregorio XVI declaró: “¿Es posible que la Iglesia, que es columna y fundamento de la verdad y que está continuamente recibiendo la enseñanza del Espíritu Santo de toda verdad, pueda ordenar, asentir, o permitir algo que se vuelva en detrimento de la salvación de las almas, en desprecio y daño de un Sacramento instituido por Cristo?."

     Es imposible que la persona que enseña oficialmente doctrinas contrarias a la Fe y moral católicas, que aprueba o siquiera permite una falsa liturgia o disciplinas perversas para toda la Iglesia, pueda ser el Romano Pontífice.





Es imposible que un hereje público sea el Romano Pontífice

     Esto es verdad porque la herejía pública destruye automáticamente el efecto del bautismo por el cual somos incorporados como miembros de la Iglesia.Pero quien no es miembro de la Iglesia no puede ser su Cabeza. Este principio es de sentido común, admitido por el 99 % de los teólogos católicos y confirmado por el documento Cum ex apostolatus del Papa Paulo IV.

Existe algo conocido como sucesión material

     La sucesión material consiste en continuar recibiendo un puesto de poder sin recibir el poder. Este término es universalmente usado por los teólogos católicos para describir la pretensión de sucesión apostólica de los cismáticos griegos, por el hecho de haber nombrado obispos perpetuamente para suceder en los episcopados establecidos por los Apóstoles(v.g. Alejandría, en Egipto). Los teólogos católicos responden que su sucesión es meramente material, o sea, que ellos ocupan el lugar, pero que no tienen jurisdicción alguna para regir a los fieles. No pueden tener jurisdicción, pues ésta deriva del Romano Pontífice, a quien rechazan. Los teólogos oponen sucesión material a sucesión formal, que significa ocupar el puesto de autoridad y tener jurisdicción al mismo tiempo.

Los “Papas” del Novus Ordo tienen sucesión material

     
No pienso que haya alguien que niegue que los “Papas” del Novus Ordo están
al menos en la misma posición que los obispos cismáticos griegos en sedes apostólicas. El
quid de la cuestión está en saber si el nombramiento de personas pertenecientes al
novus ordo en puestos de autoridad es o no algo legal y legítimo. 

     Los sedevacantistas absolutos dirían que esas personas no están en mejores condiciones que los cismáticos griegos, esto es, que su sucesión es sólo material, sin designación legítima. Por otra parte, los material-formalistas dicen que tales personas tienen la sucesión material, pero con una designación legal y legítima. Ambas partes coinciden al afirmar que tales “papas” no poseen jurisdicción, esto es, son papas falsos.

(Cahiers de Cassiciacum)


lunes, 26 de febrero de 2018

EL CARDENAL DE LA HUMILDAD: RAFAEL MERRY DEL VAL

         
          Noble desde la cuna, por sangre y espíritu católico, el español que fue mano derecha del Papa San Pío X, a pesar de su enorme trabajo y responsabilidad, pasó por esta tierra con un único deseo, "que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda..."




          Rafael María José Pedro Francisco Borja Domingo Gerardo de la Santísima Trinidad Merry del Val y Zulueta-Wilcox, nació en la Embajada Española de Londres, el 10 de Octubre de 1865. Hijo del embajador español en el Reino Unido, Rafael Merry del Val.

          Fue ordenado sacerdote en 1888 y fundó en 1890 el Colegio Español de Roma junto con el Obispo Manuel Domingo y Sol.

          En 1900 es nombrado Arzobispo titular de Nicea por León XIII, además de Presidente de la Pontificia Academia de Nobles Eclesiásticos, donde se había formado. Encargado por León XIII de la espinosa cuestión de la validez de las ordenaciones anglicanas, llevó a la Santa Sede a la respuesta negativa, luego oficializada (en Setiembre de 1896) con la bula "Apostolicae curae", de la cual fue él el principal propagador.

          Gracias al trabajo de Merry del Val, León XIII confirmó la "nulidad" de las "ordenaciones celebradas con el rito anglicano", negando con ello la sucesión apostólica de tales obispos.


          Tras la muerte del Papa, en 1903, fue nombrado Secretario del Cónclave que eligió Papa a San Pío X. 

          El piadoso Papa de la Eucaristía, pronto lo nombraría Secretario de Estado; la decisión papal sorprendió a muchos por la juventud de Rafael, que tan sólo contaba con 38 años, y porque no era cardenal. Rafael Merry del Val ocuparía su puesto de mano derecha del Papa durante todo el Pontificado, desde 1903 hasta 1914. San Pío X le otorgó el capelo cardenalicio el 9 de Noviembre de 1903.

          En la ceremonia de imposición del capelo cardenalicio, San Pío X le dedicó estas hermosas palabras: 

          "El buen olor de Cristo, Señor Cardenal, que habéis difundido en los lugares, también en vuestra morada temporal, y las múltiples obras de caridad a las que os habéis dedicado continuamente en el ministerio sacerdotal, especialmente en nuestra ciudad de Roma, os otorgaron, junto con la admiración, la estima universal".




          Aunque era de familia noble, vivía una vida sencilla y austera, con un gran amor a todos los necesitados. En su testamento dejó escrito: "Dejo todo lo que tengo a la Congregación de Propaganda Fide para las misiones más pobres".

          Aun teniendo grandes dotes intelectuales, se hacía pequeño con los pequeños. Sin deseo de destacar, pedía al Señor el gran don de una humildad cada vez mayor. Son conocidas a este propósito sus "Letanías de la humildad", así como su apostolado oculto entre los jóvenes de Trastévere.

          Pidió que su tumba estuviese "lo más cerca posible de mi amadísimo Padre y Pontífice Pío X" ; en su epitafio, leemos las sencillas palabras que él mismo escribió en su testamento: "Deseo ser sepultado con la mayor sencillez. Que en mi tumba se escriba solamente mi nombre con estas palabras: Da mihi animas, caetera tolle ( Dame almas y llévate lo demás) el anhelo de toda mi vida".

     
          Entregó su alma al Altísimo el 26 de Febrero de 1930.


EL CARDENAL MERRY DEL VAL Y LA HEREJÍA MODERNISTA

    "Está haciendo un daño incalculable, destruyendo la fe a derecha e izquierda, y no me sorprendería nada que, más pronto o más tarde, el Santo Padre deba denunciarla”, escribía en 1906 Rafael Merry del Val.

          Así lo hizo San Pío X en 1907, con la Encíclica Pascendi y el Decreto Lamentabili, elenco de los 65 errores principales del Modernismo, y en 1910 obligó a todos los sacerdotes a prestar el Juramento Antimodernista en el momento de su ordenación.









domingo, 25 de febrero de 2018

SERMÓN DOMINICAL Dominica II de Cuaresma: La Transfiguración

Agradecemos al Rvdo. Padre Manuel Martínez por compartir 
su Sermón en este Segundo Domingo de Cuaresma


          ¡Cuán distinto es este hecho del que consideramos en el domingo pasado! Allí, tentación; aquí, triunfo. Allí, lucha; aquí, paz y gloria.

          La Transfiguración del Señor, premio de su tentación. También para nosotros está preparado el premio si vencemos.

I.- Cómo sucedió la Transfiguración:

          Jesucristo no manifestó su Divinidad como la ven los Santos. Pero comunicó a su cuerpo un poco de la gloria de su alma. Resplandeció su cuerpo más que el sol. También sus vestidos se tornaron más blancos que la nieve. Una nube envolvió a los testigos, símbolo de la Presencia divina. Lo propio que sucedió cuando Dios se apareció a Moisés. Simbolizando una cuádruple transformación: a saber: a) En la Encarnación: la Divinidad presente en la forma humana. b) En la Cruz: como un gusano y no un hombre. c) En la Resurrección: en el esplendor y poder. d) En la Sagrada Eucaristía: bajo de los velos sacramentales. 






II.- Motivos de la Transfiguración:

          Para probar a los tres apóstoles, su Divinidad.

          Para fortalecerlos, en vísperas de su Pasión. Y en la persona de ellos, a los demás apóstoles y a todos los fieles.

           Para figurar su futura venida gloriosa. Para confirmar la fe de ellos acerca de aquella verdad, y a este fin, la presencia de Elías, que reaparecerá en el último día.

          Para mostrar los tesoros de gloria que nos esperan en el Cielo. Donde el menor de los bienaventurados tiene más gloria que Jesús en el Tabor.

          Para probar que la hermosura del Cielo sobrepuja a toda hermosura terrena.

          Para animar a los que le siguen, a sobrellevar las tribulaciones, por la esperanza de semejante gloria.

          Para representar el alma transformada en la oración; en la que los débiles se hacen fuertes y los tibios se vuelven fervorosos.

          Para instruirnos acerca de las cualidades de los cuerpos resucitados de los Bienaventurados.

III.- ¿Por qué tan pocos testigos?:

          El Señor vino para salvarnos por medio de humillaciones. Por esto mostró su gloria lo menos posible.

           Estos tres apóstoles eran los principales: Pedro, destinado a ser el futuro jefe de la Iglesia: Fe. Santiago, el más fiel, el primero en morir por Cristo: Esperanza. Juan, el teólogo viviente de la divinidad de Jesucristo: Caridad. Los tres fueron más adelante testigos de su agonía (Mat., XXVI, 37).

          Como representantes del pasado: Moisés figuraba la Ley, que simbolizaba al Mesías. Elías representaba a los Profetas, que lo habían anunciado.

          Nuestro Señor tuvo en vida más humillaciones que gloria. Entonces ¿Por qué lamentarnos si nos cupiese la misma suerte? El Señor, de cuando en cuando, nos da alguna miaja de su gloria: San Pablo arrebatado al Cielo. Dulzura interna del alma al contemplar todas las gracias recibidas, y los consuelos que recibe el alma al estar en estado de gracia.

          El presente Evangelio, va casi unido al de la Dominica última pasada, para recordarnos que el gozo sigue a la prueba. Si la Cuaresma es tiempo de penitencia, Pascua será día de gloria.

           La alegría de San Pedro en la Transfiguración se manifiesta en estas palabras Bonum est nos hic ese, “bueno es quedarnos aquí”. Ellas nos sugieren el pensamiento del Cielo. Pensamiento siempre consolador y fortalecedor. Verdad digna de ser ponderada en Cuaresma.

            Cielo: Lugar de premio para todos aquellos que mueren en gracia. Lugar de felicidad y de gozo, de paz y de abundancia. Todos sus bienes son eternos, que contiene todo gozo posible, para El alma: ver, amar y gozar de Dios; para el cuerpo: vida, salud, juventud y hermosura. Sus goces, nobles y superiores a todo humano entendimiento. Su felicidad no tiene mezcla de mal alguno.

FELICIDAD DEL CIELO

          Ver a Dios, cara a cara. Toda facultad del alma y del cuerpo iluminada con la luz de la gloria. En sí mismo tal como Él es. Unidad, Trinidad y Perfecciones. Providencia y misericordia para con los hombres. En El los bienaventurados ven las súplicas y necesidades de los que están en la tierra. Se conocen unos a otros, como acá abajo. ¡Recom pensa de la Fe!

          Amar a Dios: Con intensa energía y de voción: no como acá en la tierra. La vista de las perfecciones de Dios, enamora al alma. Todas las cosas en Dios y por Dios, como Él se ama a sí mismo. Alabarle, bendecirle, darle gracias con vehemencia. ¡Premio de la Caridad!

           Gozar de Dios: Los Bienaventurados, en su ciencia y amor, poseen a Dios. De este modo ellos gozan de Dios. Premio de la Esperanza.

           Varios grados, según el mérito de cada cual. Doctores, Mártires y Vírgenes tendrán una glo ria especial. Todos, sin embargo, felices y contentos en la desigualdad. No perturbada por la separación de sus ami gos que están en el infierno. Ellos bendicen y adoran la infinita Justicia y santa Voluntad de Dios. 





ENSEÑANZAS

          Meditación acerca del Cielo: Nos sirve de preservativo contra el pecado, y estímulo para la vigilancia y diligencia. Nos da aliento pa ra la penitencia y pruebas.

          En esta vida temporal somos sometidos a diferentes pruebas, tentaciones y humillaciones de todo tipo, pero el recuerdo de que nuestro Señor fue sometido a tales pruebas; nunca manifestó su gloria solo a estos tres apóstoles, una gloria momentánea para que se animaran a seguir su doctrina y perseveraran en ella, a pesar de las tribulaciones que les acarrearía permanecer fieles. La historia de la Iglesia está cubierta de tantos testimonios valientes. Hay un cielo que ganar, una posesión y visión de Dios por toda la eternidad; bien vale hacer esa inversión de sufrimientos, humillaciones, amarguras, enfermedades, dolores, persecuciones, calumnias, difamaciones, llevarlas con paciencia pues con ello alcanzaremos el cielo. La humanidad le ha dado la espalda a Dios, y profesar la Fe verdadera en este tiempo es muy meritorio. Para está lucha cotidiana, nuestro Señor nos ha dejado los Santos Sacramentos, ahí se encuentra nuestra fortaleza para luchar denodadamente la Santa Misa cotidiana para los que tienen la dicha de tener sacerdotes verdaderos, y para los que tienen Sacramentos cada determinado tiempo, aprovecharlos cuando los haya y no abandonar la meditación y el rezo del Santo Rosario diario.

SI GANAMOS EL CIELO TODO ESTÁ GANADO

          Pidamos a nuestra Santísima Madre que nos alcance de su divino Hijo la gracia de la perseverancia final y la gracia de algún día estar con Él por toda la eternidad. 


Ave María Purísima




LOS SIETE DOMINGOS A NUESTRO PADRE Y SEÑOR SAN JOSÉ. CUARTO DOLOR Y GOZO

          Por la señal + de la Santa Cruz, etc.

          Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos,confesarme y, cumplir la penitencia que me fuera impuesta.
     Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra Bondad y Misericordia infinita, que me los perdonareis, por los méritos de Vuestra Preciosísima Sangre, Pasión y Muerte, y me daréis gracia para enmendarme, y perseverar en Vuestro Santo Amor y servicio, hasta el fin de mi vida. Amén.

OFRECIMIENTO

          Glorioso Patriarca San José, eficaz consuelo de los afligidos y seguro refugio de los moribundos; dignaos aceptar el obsequio de este Ejercicio que voy a rezar en memoria de vuestros Siete Dolores y Gozos. Y así como en vuestra feliz muerte, Jesucristo y Su Madre María os asistieron y consolaron tan amorosamente, así también Vos, asistidme en aquel trance, para que, no faltando yo a la fe, a la esperanza y a la caridad, me haga digno, por los méritos de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y vuestro patrocinio, de la consecución de la vida eterna, y por tanto de vuestra compañía en el Cielo.


DOLORES Y ALEGRÍAS DE

NUESTRO PADRE Y SEÑOR SAN JOSÉ


DOLOR: la profecía de Simeón, al predecir los sufrimientos de Jesús y María.

ALEGRÍA: la predicción de la salvación y gloriosa resurrección de innumerables almas.




ORACIÓN

          Oh Santo fidelísimo, que tuvisteis parte en los misterios de nuestra redención, glorioso San José; aunque la profecía de Simeón acerca de los sufrimientos que debían pasar Jesús y María os causó dolor mortal, sin embargo os llenó también de alegría, anunciándoos al mismo tiempo la salvación y resurrección gloriosa que de ahí se seguiría para un gran número de almas.

          Por este dolor y por este gozo conseguidnos ser del número de los que, por los méritos de Jesús y la intercesión de la bienaventurada Virgen María, han de resucitar gloriosamente.




( Ahora, reza con piedad y devoción un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria )








San José, Patrón de la Santa Iglesia,

ruega por nosotros

sábado, 24 de febrero de 2018

NUESTRA SEÑORA Y SU MENSAJE EN GARABANDAL. Parte 5 EL AMOR A LA CRUZ: SACRIFICIO Y PENITENCIA


          "Sacrificaros por los pecadores..." fue la sencilla súplica de Nuestra Señora en Fátima, en el trascurso de la Aparición del 13 de Julio de 1917. En esa frase simple, la Virgen Santísima, perfecta criatura que no conoció el pecado original y que fue agraciada con el más sublime conocimiento, por Su Misericordioso Amor, ha tenido a bien manifestarse en reiteradas ocasiones para advertir a sus hijos que se aproxima el Fin de los Tiempos. 

          En la Historia de la Iglesia, en la Vida de los Santos, encontramos un sinnúmero de manifestaciones marianas; desde los tiempos evangélicos, cuando Nuestra Señora vino en carne mortal a Zaragoza para manifestarse al Apóstol Santiago, pasando por la intervención de la Madre de Dios en la Batalla de Lepanto, la Virgen siempre Pura no ha dejado de intervenir en favor de aquellos que se acogían bajo Su protección. En Lourdes, se apareció como la Inmaculada, para confirmar Su alegría por el entonces recién proclamado Dogma que a todos enseña que la Virgen nació sin mancha de pecado original. En Fátima, en medio de La Gran Guerra, para dar consuelo y advertir a la humanidad de que no podía seguir de espaldas a Dios.




       Como ya reseñé en artículos anteriores, el Mensaje de Fátima, en su conjunto, no ha conocido aún su plenitud, pues María Santísima prometió el 13 de Julio el advenimiento de Su Reino cuando dijo "Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará" y ese triunfo lo vaticinaron atrás Santos como San Luis Grignión de Montfort y lo aseguran en nuestra época Pontífices como el Venerable Pío XII, como cuando aseguraba que "la Virgen María, Madre de Dios, reina en todo el mundo con maternal corazón, al igual que está coronada con la gloria de la realeza en la bienaventuranza celestial." (1)

          Al igual que ocurriera en Lourdes (1858) y luego en Fátima (1917), la Virgen en Garabandal enseñó a las niñas a rezar, a persignarse correctamente, a ser piadosas y correctas cuando recitasen las oraciones; en Fátima, la Virgen María corrigió a Francisco por rezar mal el Rosario; en la aldea de las montañas de Santander, Nuestra Señora hizo lo propio con las niñas y tuvo además la gracia particular de pedir a las videntes que recitaran las oraciones con un ritmo sumamente lento, (ver el vídeo con el audio original al final del texto) como saboreando cada palabra, quedando envueltas en una dulce melodía. Testimonio de ello son los audios que aunque no son límpidos por la calidad de la tecnología de la época, son reflejo del amor que traspiraban aquellas voces infantiles.

          La coincidencia con las Apariciones de Fátima no acaba ahí; en San Sebastián de Garabandal como en Cova de Iría, Nuestra Señora solicitó a las niñas sacrificios por los pecadores. En Fátima, en la Aparición de Julio, el pedido de la Virgen fue claro: "Sacrificaos por los pecadores..."; de igual modo, en Garabandal, en el Mensaje del 18 de Octubre de 1961 la Madre de Dios pidió "Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia" y en el del 18 de Junio de 1965, la Señora termina con un llamado en la misma línea, al que agrega una norma para todo buen católico: "Debéis sacrificaros más... Pensad en la Pasión de Jesús". La Virgen Santísima nos pide desde Garabandal a todos sus hijos, que seamos sacrificados y que tengamos siempre a la vista los dolores y padecimientos de Su Hijo en Su Cruel Pasión... ¿cómo no va a hacer semejante pedido la Madre de Dios si Ella fue la primera en adorar la Cruz del Calvario?. Imita también en esto a Nuestra Señora.

          En Fátima, los pastorcitos quisieron cumplir con la llamada de Nuestra Señora al sacrificio usando una áspera cuerda que llevaban atada día y noche a la cintura, por dentro de la ropa; pasaban sed los días de calor y no pocas veces se abstenían del almuerzo. La Virgen se compadeció tanto de aquellas almas inocentes, que les aclaró que "Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiero que durmáis con la cuerda puesta, llevadla durante el día.” En modo parecido, en Garabandal las niñas tomaron en serio el pedido de la Virgen y comenzaron a usar una especie de cilicio en la cintura, que no apretaban demasiado "para que no hiciese daño" -en palabras de Conchita- pues las videntes no entendían el significado profundo de la palabra "sacrificio", que Nuestra Señora tuvo a bien explicarles después.

          Conchita González, la principal de las videntes, escribió en su "Diario" en relación a los sacrificios que les pedía Nuestra Señora: "Un día, en una aparición de la Virgen, nosotras llevábamos puesto el cilicio, aunque muy flojo y, para que Ella se diera cuenta de que lo llevábamos (lo teníamos en la cintura), nos lo palpábamos de cuando en cuando. Al fin nos dijo: "Sí, ya sé que lo lleváis; pero no es eso precisamente lo que pido de vosotras ni lo que más me agrada, sino la fidelidad en la vida ordinaria".

          Una vez más, he aquí un punto que habla de la veracidad de las Apariciones de la Virgen en Garabandal: la Santa Madre de Dios continua con su pedido a la oración y al sacrificio, entendiendo éste en el amplio sentido de una correcta espiritualidad, no como una mera penitencia corporal -que es buena y provechosa para el alma en determinados momentos, especialmente cuando mortificamos el apetito- sino que el auténtico sacrificio, como enseña la Santa Iglesia y recuerda Nuestra Señora, entraña el cumplimiento de la Voluntad de Dios en cada momento, "la fidelidad en la vida ordinaria", aceptando con alegría las circunstancias que se nos presenten en cada momento y entendiendo que todo es prueba y ocasión de santificar nuestra alma. El Padre José María Rubio, sintetizó muy bien esta aceptación de la Voluntad de Dios cuando enseñaba aquello de "Hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace".



Nuestra Señora pidió a las videntes que recitaran las oraciones con un ritmo sumamente lento,
 como saboreando cada palabra, quedando envueltas en una dulce melodía


        Cuando rezamos el Avemaría, en la segunda parte decimos "... ruega por nosotros, pecadores, AHORA y en la hora de nuestra muerte..."; ese AHORA hace referencia al tiempo presente, a hoy, a este momento justo, que estás con éste o aquél problema. Nos encomendamos a la Virgen Santísima sabiendo que Ella intercede por nosotros siempre, pero especialmente AHORA. Por eso, el Señor quiere tu AHORA, tu presente, tu sacrificio de hoy, tu buena resolución hoy, que seas fiel hoy y siempre, pero especialmente hoy.

           Ojalá que en este Tiempo de Cuaresma recuerdes con frecuencia el pedido de la Virgen en Fátima y en Garabandal... sería tan bueno que la honraras cada día con el rezo del Santo Rosario... Ofrece a Dios los pequeños inconvenientes diarios, las pequeñas cruces que, como Cireneos, no nos ha tocado otro remedio que llevar, pero que si nos aferramos de la mano de la Virgen Santa, será cruz liviana y consuelo para aquellos Sagrados Corazones que sólo han sabido amarnos.


          

NOTAS ACLARATORIAS

1 Papa Pío XII, Carta Encíclica "Ad Caeli Reginam", Octubre de 1954.


UN NUEVO OBISPO CATÓLICO: MONSEÑOR JOSEPH SELWAY. ¡Deo gratias!




          El pasado jueves, 22 de Febrero de 2018, Fiesta de la Cátedra de San Pedro en Antioquía, en Brooksville, Florida, Estados Unidos de América, en el Seminario de la Santísima Trinidad, Mons. Donald Sanborn confirió la consagración episcopal al reverendo Joseph Selway .






          Estuvieron presentes y participaron en la ceremonia como Obispos Co-consagrantes, Monseñor Geert Stuyver, del Instituto Mater Boni Consilii y Mons. Daniel Dolan. 


          Rogamos a nuestros amigos y lectores una oración por el nuevo Obispo, para que el Señor le colme de gracias y bendiciones en esta época de catacumbas.




BREVE SEMBLANZA DEL NUEVO OBISPO

          Joseph Selway nació en 1978 en Walnut Creek, California. En 1996 comenzó sus estudios en el Seminario del Instituto Mater Boni Consilii en Verrua Savoia en Italia, y completó su formación en el Seminario de las Santísima Trinidad, en Michigan bajo la dirección de Mons. Donald Sanborn. 

          Fue ordenado sacerdote por Monseñor Robert McKenna el 8 de Diciembre de 2001, en la Fiesta de la Inmaculada Concepción de María. En 2003 Don Selway fue transferido a Brooksville, bajo la dirección de Mons. Donald Sanborn para enseñar la Escuela de la Academia Reina de Todos los Santos y ayudar a las Hermanas de Santo Tomás de Aquino.

          Actualmente es el Vicerrector del Seminario de la Santísima Trinidad, asiste a la parroquia y enseña en la Academia Reina de Todos los Santos en Brooksville, Florida. 


LINAJE EPISCOPAL






viernes, 23 de febrero de 2018

YA NADA AMARÉ NI PODRÉ AMAR FUERA DE TI...

       
          Una piadosa manera de vivir la Santa Cuaresma que comenzó el Miércoles de Ceniza, es meditar asiduamente la Pasión de Nuestro Señor, máxime hoy viernes, en recuerdo a aquél Viernes Santo en que Jesucristo se inmoló por nuestro amor en el ara de la Cruz. Te invito a conocer la Pasión del Redentor a través de los escritos de un gran amante de la Cruz: San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

          El Amador de las almas, nuestro adorable Redentor, declaró que había bajado del Cielo a la tierra para encender en el corazón de los hombres el fuego de Su Santo Amor. “Fuego vine a traer a la tierra”, dice San Lucas, “¿y qué he de querer sino que arda?" (1) .¡Ah! ¡y qué incendios de caridad no ha levantado en muchas almas, especialmente al patentizar por los dolores de Su Pasión y Muerte el amor inmenso que nos tiene!.

          ¡Cuántos enamorados corazones ha habido en las Llagas de Cristo, como en hogueras de amor, se han inflamado de tal suerte, que para corresponderle con el suyo no titubearon en consagrarle sus bienes, su vida y todas sus cosas, superando con gran entereza de ánimo todas las dificultades que les salían al paso para estorbarles el cumplimiento de la ley divina, guiados por el amor de Jesús, que no obstante ser Dios, quiso padecer tanto por amor nuestro!.




          Por esto el enamorado San Agustín, contemplando a Jesús Crucificado y cubierto de llagas, exclama:“Graba, Señor, Tus Llagas en mi corazón, para que me sirvan de libro donde pueda leer Tu dolor y Tu Amor; Tu dolor, para soportar por Ti toda suerte de dolores; Tu Amor, para menospreciar por el tuyo todos los demás amores.

          Porque teniendo ante mis ojos el retablo de los muchos trabajos que por mí, Dios Santo has padecido, sufriré con paz y alegría todas las penas que me sobrevengan, y en presencia de las pruebas de infinito amor que en la Cruz me diste, ya nada amaré ni podré amar fuera de Ti.

          ¿De dónde, decidme, sacaron los Santos valor y entereza para soportar tanto género de tormentos, de martirios y de muertes, sino de la Pasión de Jesús Crucificado?

          Al ver a San José de Leonisa, religioso capuchino, que querían atarle con cuerdas, porque el cirujano tenía que hacerle una dolorosa operación, el Santo, tomando en las manos el Crucifijo, exclamó: “¡Cuerdas!, ¿para qué las quiero yo? Aquí tengo a mi Señor Jesucristo clavado en la Cruz por mi amor, estas son las cadenas que me atan y me obligan a soportar cualquier tormento por Su Amor”. Y tendido en la mesa, sufrió la operación sin exhalar una queja (1) pensando en Jesús, que como profetizó Isaías, “guardaba silencio, sin abrir siquiera la boca, como el corderito que está mudo delante del que le esquila” (2).

          ¿Quién podrá decir que padece sin razón al ver a Jesús “despedazado por nuestras maldades?” (3). ¿Quién rehusará sujetarse a obediencia, so pretexto de que le mortifica, al recordar que Jesús fue obediente hasta morir?(4).

          ¿Quién se atreverá a hurtar el cuerpo de la humillación viendo a Jesús tratado como loco, como rey de burlas y como malhechor; al verle abofeteado, escupido y clavado en un patíbulo infame?.

          ¿Y quién podrá amar a las criaturas y olvidarse del amor de Jesús al verle morir sumergido en el piélago de dolores y desprecios para ganar nuestro amor?




EL AMOR DEL ALMA
por San Alfonso María de Ligorio
Doctor de la Iglesia



(1) Luc. 12, 49
(2) Anales de los Capuchinos, A.1612, n.155
(3) Isaías 53, 7
(4) Isaías 5, 5
(5) Filipenses 2, 8





LEYES DE LA ABSTINENCIA Y DEL AYUNO
 SEGÚN EL CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO DE 1917





jueves, 22 de febrero de 2018

EL SACRIFICIO DE NUESTROS ALTARES SERÁ PROSCRITO




"En los tiempos finales... el sacrificio perpetuo será abolido, 
la iniquidad se posará sobre él; el santuario profanado
 y la verdad arrojada a tierra". 

(Daniel, VIII, 11). 

"Este es el Sacrificio de nuestros altares,
 que entonces, en esos terribles días, 
será proscrito, en todas partes prohibido; 
y, salvo los Sacrificios, que podrán celebrarse 
en las sombras subterráneas de las catacumbas,
 quedará interrumpido en todas partes".

(Cardenal Billot, S. I.)





LA ABOMINACIÓN DE LA DESOLACIÓN
la supresión del Santo Sacrificio de la Misa
por un simple memorial "ecuménico"


         Según se puede deducir de los lugares del Antiguo Testamento, donde se habla de la Abominación de la Desolación (por ejemplo, I Mac. 1,47; 50, 57 y II Mac. c. 6), la Abominación de la Desolación no es otra cosa que la sustitución del verdadero culto de Dios por un culto falso, ofrecido a los ídolos, o la profanación del lugar sagrado. De ahí, la íntima relación entre la supresión del Sacrificio perpetuo y la Abominación de la Desolación.

        Esto quiere decir que, al aplicar Cristo a una profecía suya, la profecía de Daniel, la supresión del Sacrificio perpetuo (o lo que es igual la supresión del Santo Sacrificio de la Misa) estaba ya evidentemente profetizada en el Antiguo Testamento; pues, el único Sacrificio Perpetuo, a partir del Sacrificio del Calvario, cuando quedó abolida la antigua alianza y establecida la nueva y eterna, es el SACRIFICIO DE LA MISA. No hay otro. Todo esto lo explica y aplica muy acertada y exactamente el Card. Billot, en su citada obra.

        En el "Examen Crítico" a la "nueva misa" que confeccionara Mons. Guerard des Lauries extraemos que "El fin último del Sacrificio de la Misa es la alabanza que debe tributarse a la Santísima Trinidad, según la explícita intención de Jesucristo en el mismo misterio de su Encarnación: "Al entrar al mundo dice: 'No quisiste hostia ni ofrenda: en cambio a mí me preparaste un cuerpo' " (Heb. 10, 5; cfr. Ps. 39, 7-9). Por cierto, este fin buscado ha desaparecido completamente en el Novus Ordo: desapareció ciertamente del Ofertorio, pues la plegaria "Recibe, oh Trinidad Santa" ha sido eliminada; desapareció de la conclusión de la Misa, ya no se dirá más "Séate agradable, oh Trinidad Santa"; también fue suprimida del Prefacio, ya que el Prefacio de la Santísima Trinidad, que hasta ahora se recitaba oportunísimamente todos los domingos, ahora en el Novus Ordo sólo se dirá en la fiesta de la Santísima Trinidad, y por lo tanto solamente una vez al año."

        Conclusión: Abominación de la Desolación es igual a la supresión del verdadero culto de Dios, a la supresión del Sacrificio Perpetuo. Es así que el único Sacrificio Perpetuo, cuando Jerusalén fue tomada por las tropas romanas y fue destruido el templo, era el Sacrificio de la Misa, luego lo que se profetizó es que la MISA, la OBLATIO MUNDA, que le sería ofrecida a Dios, desde la salida del sol hasta el ocaso, habría de ser abolida. Esto es lo que sucedió con la promulgación del Novus Ordo Missae, "la nueva misa" promulgada por Montini, alias "Pablo VI".